TITICACA: Un Lago Comunitario

El Lago navegable más alto del mundo concentra una gran variedad de oferta de turismo comunitario. La Asociación de Turismo Rural Solidario –ASTURS PERÚ-, ha logrado desarrollar una red integrada por 13 comunidades rurales de la región de Puno y conectarlas con organizaciones/agencias internacionales que apuestan a la cooperación en Sudamérica.

A 3812 metros sobre el nivel del mar se eleva uno de los sitios históricos más importantes de nuestro continente. Según la leyenda Inca… “El dios Sol envió a sus hijos nacidos de las espumas del Lago Titicaca: Manco Capac y Mama Ocllo, con el fin de civilizar y enseñar a los hombres”. La población que reside actualmente en las orillas del lago no es ajena al legado cultural de sus antepasados. Aferradas a sus raíces, las comunidades rurales que forman parte de ASTURS, han encontrado en el turismo una actividad económica complementaria y una opción para revalorizar sus costumbres.

Walther Pancca –presidente-  inició el trabajo de esta red en el año 2010, con la idea de promover el turismo solidario en Puno y fortalecer a las comunidades. Hoy en día ASTURS beneficia a un total de 174 personas por medio de pequeñas asociaciones de Capachica, Amantaní, Taquile y Uros Titino.

Walter y su familia, en Inti Wasi Lodge. Chifrón, Capachica, Puno.

La Asociación funciona como un nexo coordinador, sin fines lucro, entre las comunidades y organizaciones o agencias internacionales interesadas en desarrollar proyectos de cooperación. Así, ASTURS, por un lado, brinda asistencia técnica a las comunidades en distintas áreas de turismo, a la vez que busca financiamiento para emprendimientos comunitarios. Además, desde la oficina de ASTURS se llevan a cabo capacitaciones, se coordinan excursiones, se toman reservas, se organizan eventos y se desarrollan proyectos que benefician directamente a residentes locales.

Caminatas, talleres de artesanías, kayak, pesca artesanal, cabalgatas, paseos en bote a remo, ciclismo, participación en ceremonias místicas, gastronomía andina, observación de estrellas y alojamiento en las mismas comunidades son algunos de los servicios a los que el turista puede acceder. Todo con la máxima de cuidar el medio ambiente y revalorizar la cultura tradicional. Cultura milenaria de origen puquina, predecesora de las culturas Pukará, Tiwanaku, Aymara, Kolla e Inka.

El Lago Titicaca irradia una energía muy particular, lo que seguramente ha notado cualquiera que lo haya visitado. Y no es casualidad que para los pueblos originarios haya sido un sitio sagrado. Como tampoco es casualidad que el turismo encuentre aquí mismo una imagen más pulcra y divina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *